A lo largo de toda mi carrera profesional como luthier, durante 35 años construyendo guitarras artesanales, siempre he tenido en cuenta la obra de Antonio de Torres, por eso después de recopilar numerosa información y acumular muchas horas de estudio, he querido construir una serie de guitarras de entre las más representativas de la obra del Maestro de Maestros, sin más afán que honrar su trabajo y su memoria, y en cierto sentido resucitar el sonido de la guitarra de una época gloriosa, hoy en día un tanto olvidada por la propia evolución del instrumento.” 

 

Fernando Caldera


¡Esta bella guitarra es capaz de reproducir las emociones más profundas del guitarrista!

 

Tapa: Pino con tornavoz, varejate de 7 y barra flotante.

Aros y Fondo: Ciprés macizo, en tres piezas
Mástil: Cedro
Diapasón: Palosanto

Puente: con forma original y silleta, que se añadió a la “La Leona” en una de las restauraciones


“La Leona”

“La Leona” del año 1856, es un instrumento de construción muy ligera y destaca su sencillez. Fue la primera que el Maestro hizo con tornavoz,  y es la guitarra más antigua conocida que presenta todas las innovaciones y era el alama de Torres, le servía de modelo para construir las demás, y jamás quiso desprenderse de ella.

En la réplica de esta mítica guitarra he tratado de recuperar el espíritu del auténtico sonido de Torres, con una impresionante potencia en los bajos, catapultados por el tornavoz, sin que por ello los agudos pierdan su cristalina presencia, gracias también a un poderoso refuerzo armónico.

Puedo asegurar que esta es una de las más fiables y exactas. Así me lo han transmitido numerosos concertistas de la talla de Juan Carlos López Segura, Paco Seco o  Carles Trepat, y que con esta guitarra he conseguido evocar el alma de Torres, y ese sonido tan español y deseado de “La Leona”.

 

 

 


Tapa: Pino abeto, con tornavoz.

Aros y Fondo: Palisando
Mástil: Cedro
Diapasón: Ébano

Tiro: 650 mm 


“La Suprema”

Construida en Sevilla en el año 1864, este instrumento supone un paso importante en la evolución del sonido de Antonio de Torres hacia la guitarra actual. El Maestro continúa con el uso del tornavoz, que podría significar su intención de dotar a los bajos de una mayor profundidad y redondez.


Tapa: Pino abeto.

Aros y Fondo: Palisando
Mástil: Cedro
Diapasón: Ébano

Tiro: 650 mm


“La Invencibe”

“La Invencible”, construida en Almería el año 1884, en su última etapa, esta guitarra puede considerarse un compendio de toda la sabiduría acumulada en sus años de experiencia, que Antonio de Torres bebe tanto de las fuentes antiguas del oficio, como de su propia investigación y experimentación mediante las que lleva al instrumento a las puertas de la guitarra actual.